Clarín, 1/5/2021

Marnix van Iterson nació en Bogotá en 1959 de padres holandeses, un ingeniero constructor de diques y rutas y de una escritora. Se educó en Alemania y vivió largas décadas en la Argentina como presidente primero del Deutsche Bank, luego trajo al país al holandés Rabo Bank y finalmente como titular del también holandés ING Bank, hasta 2019. Se lo conoce como el banquero de la agroindustria por los proyectos que financió entre los que titilan la cítrica San Miguel y Renova, una de las planas más modernas de crushing cuando sus socios eran Molinos, Vicentin y Glencore. Cuenta que por su experiencia en el ING tuvo que sobreponerse a los conflictos entre gobierno y campo, las estatizaciones de las AFJP y de empresas como YPF. Van Iterson advierte que Argentina tiene “una inmensidad de oportunidades y el talento no es un problema, pero el futuro no está del todo claro por las idas y vueltas políticas y regulatorias que desincentivan a los empresarios”. Desde su Colombia natal sigue apostando a la agroindustria. Convenció a un selecto grupo de inversores holandeses cuyo nombre es Samanea, en honor al árbol tropical de abundante sombra, para una millonaria inversión en lo que Van Iterson llama el “Nilo argentino”. Esto es el Río Negro, donde arrancaron con la producción orgánica y sustentable en unas 800 hectáreas de nogales. El grupo también está en Uruguay y en Colombia serán pioneros en el cultivo del marañón como le llaman allá a la nuez de Cajú, oriunda del Orinoco. El modelo productivo es de economía circular en la que se combina la producción con madera dura, cacao y café. Aquí buscarán complementar con otras variedades de frutales y la nuez para el nutella que se obtiene de la avellana. Observan una gran demanda de este tipo de alimentos por parte de los jóvenes que están reemplazando las proteínas animales por las vegetales.

https://www.clarin.com/economia/nueva-apuesta-banquero-agroindustria_0_q9EaUcf-I.html