Los turistas llegan a Aruba en busca de playas galardonadas como Eagle Beach y Palm Beach, situadas en las principales zonas hoteleras. Si bien estas playas son ideales para disfrutar del sol, el mar, la arena blanca y una variedad de actividades, incluidos deportes acuáticos, shopping y gastronomía de primer nivel; para algunos, una gran escapada al paraíso es encontrar momentos de tranquilidad, reflexión, meditación o simplemente acurrucarse con un buen libro bajo la sombra de un árbol, acompañado por la brisa de las palmeras o las suaves olas del mar que rompen en la orilla.

Conoce aquí 8 escenarios privilegiados por sus paisajes alucinantes y la vida silvestre, lugares especiales para desconectar, reflexionar o recargar energías, tan necesarias en estos tiempos.

Tres Trapi

Ubicado a lo largo de los acantilados de piedra caliza que se encuentran en la costa noroeste, en el área de Malmok, Tres Trapi está justo al sur de Boca Catalina. Se caracteriza por un conjunto de escalones tallados en las rocas que conducen a una pequeña bahía de arena. Ofrece el entorno perfecto para realizar unos saludos al sol, meditar o para descansar en una reposera, escuchando cómo rompen las olas contra el acantilado a lo largo de la costa rocosa. Por qué no bajar los escalones hacia la playa y refrescarse en las aguas cristalinas. Practicar snorkel en esta playa también es encantador.

 

Laberinto de la Paz

El laberinto original está situado en la catedral de Chartres, cerca de París, Francia, y fue construido entre 1194 y 1220. La intención de un laberinto circular es relajar la mente y traer los pensamientos a la plena conciencia para abrir la mente a nuevos patrones y formas de pensar. En otras palabras, es como una meditar caminando. El Laberinto de la Paz de Aruba se creó en 2005, en la histórica Capilla de Alto Vista. Se ubica en lo alto de una colina con vistas a la campiña y al mar, con un entorno que predispone a la contemplación y ayuda a desestresar la mente y el cuerpo. Bienestar asegurado.

 

La “nueva” piscina natural

La “nueva” piscina natural cerca de las ruinas de Bushiribana se creó hace muchos, muchos años por los golpes constantes de las olas y los fuertes vientos, por lo que no hay nada “nuevo” al respecto. Es solo que, recientemente, se ha conocido de su existencia y se ha convertido en un atractivo más de la isla (a diferencia de la popular piscina natural en el Parque Nacional Arikok). Esta joya escondida está oculta a la vista, incluso cuando se encuentra justo en el borde del acantilado de piedra caliza que debe descender para llegar a la piscina. Por supuesto, eso hace que acceder a la piscina sea un poco complicado, pero alguno de los vendedores que suelen estar cerca del molino de oro te indicará la dirección correcta. El camino es por la orilla del agua, hacia el sur de las ruinas donde se asoma la escalera, por encima del borde del acantilado. Una vez que desciendas, hay que caminar con cuidado sobre la piedra caliza… y lo que te espera es impresionante: una hermosa cala con agua turquesa. Es poco profundo y está protegido de las olas por un grupo de rocas circundantes. Propone un refrescante chapuzón o buscar entre las rocas lisas alguna para relajarse y disfrutar de los alrededores únicos.

 

Wariruri

Esta bahía y playa están en el sendero que se dirige al mar desde la Capilla de Alto Vista. Las mismas fuerzas de la naturaleza que crearon a Wariruri, también esculpieron un puente natural en este lugar. Es un sitio popular para que los surfistas locales tomen algunas olas. También es común ver a los pescadores locales desde los acantilados que flanquean ambos lados de la playa. El dato clave para los viajeros es que los días de semana siempre son más tranquilos en Wariruri.

 

Boca Grandi

Se ubica en el extremo sur de la isla y está a 5 minutos en auto de San Nicolás. Los vientos alisios y las olas desafiantes hacen de Boca Grandi el paraíso de los kitesurfistas más avanzados y los amantes de la aventura. Durante la semana, no hay un alma aquí, se vuelve un remanso de paz con vistas increíbles.

 

Cementerio de mascotas

A mitad de camino entre Baby Beach y Colorado Point, en el extremo sur de Aruba, los residentes de la antigua colonia de Lago iniciaron el cementerio de mascotas. En este predio, se pueden observar las cruces de madera que marcan los lugares donde descansan las queridas mascotas, algunas tumbas con epitafios dignos de leer. Muchos afirman que este es un lugar de amor y alegría, con el espíritu y la energía de los mejores amigos del hombre y que visitarlo aporta una sensación de calma y aprecio.

Faro de Colorado Point

Atenuado por la popularidad y la grandeza del faro de California, el faro de Colorado Point se encuentra en el límite opuesto, en el extremo sureste de la isla.. Aunque no es el típico faro, es una estructura de metal con una luz enjaulada, la elevación de Colorado Point ofrece vistas al mar y panorámicas impresionantes. Hay algunos senderos para explorar a lo largo de los acantilados, con muchos lugares para relajarse y disfrutar de la belleza del entorno.

 

Santuario de aves Bubali Plas

Ofrece una oportunidad para realizar avistaje de aves, de manera profesional o amateur. Está situado en la zona hotelera de Palm Beach, frente al antiguo molino de viento holandés. Las aves migratorias, que buscan vegetación exuberante para anidar, descubren un oasis en el Santuario de aves Bubali. Es un sitio encantador para los niños, quienes podrán disfrutar y conocer algunas de las especies que sobrevuelan la isla -Aruba es el hogar de más de 220 especies locales y migratorias- y dejarse llevar por los sonidos de la naturaleza y la calma del lugar.

Acerca de Aruba

Como uno de los destinos caribeños más visitados, Aruba, una isla feliz, ofrece playas impresionantes, diversas delicias culinarias, un extenso e inolvidable Parque Nacional Arikok, y hoteles y resorts galardonados. Líder en innovación, el país obtuvo el primer lugar en la lista Best in Travel 2020 de Lonely Planet debido a sus ambiciosos esfuerzos de sostenibilidad. En el constante cambio del mundo actual, los protocolos de seguridad y programas del “Código de Salud y Felicidad” de Aruba brindan tranquilidad y promueven, al mismo tiempo, una experiencia relajante en la isla.

Los visitantes podrán disfrutar de una temperatura promedio de 28 grados centígrados todo el tiempo, ya sea en la playa o en la ciudad, dado que los suaves vientos refrescan el clima. Gracias a su posición geográfica fuera del cinturón de huracanes y con 360 días de sol, el bronceado está garantizado.

Para conocer más sobre el destino, te invitamos a visitar la página web: www.aruba.com

Redes sociales:

facebook.com/arubabonbini

Twitter e Instagram: @arubabonbini