“Las inversiones en tecnología digital son una prioridad para KLM. La aplicación de la inteligencia artificial contribuye enormemente a mejorar nuestras operaciones aéreas y hacerlas más sostenibles. La lucha contra el desperdicio de alimentos es un buen ejemplo de ello, ya que cada año se desperdician decenas de miles de comidas menos en nuestros vuelos. “ Mencionó Marjan Rintel, directora ejecutiva de KLM

KLM está trabajando en el uso de inteligencia artificial para determinar la cantidad de comidas a bordo y ayudar a combatir el desperdicio de alimentos. No todas las reservas realizadas dan como resultado un pasajero a bordo de un avión de KLM. Dependiendo de la clase, entre el 3 y el 5% de los pasajeros reservados no se presentan (a tiempo) al vuelo.

El último modelo de IA (TRAYS) es el primero desarrollado específicamente para las actividades de restauración de KLM. El modelo de IA predice la cantidad de pasajeros a bordo basándose en datos históricos. El Sistema de Comidas a Bordo (MOBS) recibe el número esperado de pasajeros por vuelo con previsiones separadas para las clases Business, Premium Comfort y Economy. La predicción utilizando el modelo de IA comienza 17 días antes de la salida y continúa hasta 20 minutos antes de la salida del vuelo. Esto significa que se predice el número más preciso posible de pasajeros durante todo el proceso de restauración, desde la compra hasta la carga, evitando así un exceso de comidas.

El modelo de IA TRAYS fue lanzado a finales del año pasado por Kickstart AI. La iniciativa reunió talentos de empresas líderes, incluidas KLM, bol, Ahold Delhaize, NS e ING, para trabajar en el desarrollo de este modelo.

“Nos complace haber podido hacer una valiosa contribución a este importante proyecto para KLM. Nuestro objetivo con Kickstart AI es acelerar la adopción de la IA en la comunidad empresarial holandesa y esperamos trabajar estrechamente con empresas holandesas para que esto suceda. “Dijo Sander Stomph (CEO y cofundador de Kickstart AI)

Un análisis de tres meses muestra que se desperdicia un 63% menos de alimentos en comparación con el servicio de catering para cada pasajero reservado. La mayor mejora se puede observar en los vuelos intercontinentales de KLM desde Schiphol, donde hay que tirar 2,5 comidas menos (1,3 kg) por vuelo. Anualmente, esto equivale a un ahorro de 111.000 kg en comidas en todos los vuelos de KLM que tienen servicio desde Schiphol.

KLM también está trabajando en la aplicación de inteligencia artificial en otras partes de sus operaciones comerciales. Por ejemplo, la IA es importante para hacer que el mantenimiento de aeronaves sea más inteligente. Además, los programas de IA se utilizan para simular los días previstos de mal tiempo, dejando claro de antemano qué horario sería mejor para permitir que los vuelos continúen tanto como sea posible. La IA también ayuda a los clientes brindándoles consejos de viaje personalizados después de reservar un vuelo.