Este fenómeno se presenta prácticamente todos los días, comenzando durante la puesta del sol y pudiendo extenderse hasta pasado el amanecer. Durante este período, el suelo pierde calor por radiación y enfría el aire más próximo volviéndolo más pesado que el aire que está inmediatamente por encima. Así, queda invertido el perfil térmico normal, y ahora la temperatura aumenta con la altitud en la proximidad del suelo. Esto genera que al realizarse una aplicación fitosanitaria en estas condiciones, las gotas pequeñas quedan suspendidas sobre una capa de aire densa en la parte inferior y muy liviana en la superior lo cual retarda drásticamente su descenso, pudiendo incluso trasladarse grandes distancias antes de caer o evaporarse. De este modo, queda claro que pulverizar bajo
estas condiciones conlleva un grandísimo riesgo y está altamente contraindicado debido al peligro de deriva existente.
La forma más sencilla de evaluar y diagnosticar la ocurrencia del fenómeno de inversión térmica es midiendo la variación en la temperatura a diferentes alturas (por ejemplo 1m y 2.5m). Así, la magnitud de esta diferencia nos indica la intensidad de la inversión. Lamentablemente, este instrumental no se encuentra difundido en nuestro país. Es por esto, que desde BerecoLabs, gracias al acceso a una red de más de 150 estaciones meteorológicas distribuidas en todo el país hemos estudiado el fenómeno y puesto en marcha un proyecto para evaluar y predecir su ocurrencia.
Hemos realizado un abordaje integral del problema. En primer lugar, estudiando el fenómeno para comprender sus causas, sus atenuantes y sus posibles consecuencias en relación a la aplicación de fitosanitarios.
Encontramos que con las variables climáticas que disponemos en tiempo real, existe la posibilidad de determinar en una escala de probabilidad, la ocurrencia de inversión térmica. Así es como llegamos a un algoritmo que detecta y predice el fenómeno comunicándolo de la siguiente manera: muy bajo riesgo, bajo riesgo, riesgo moderado, riesgo elevado.
Una primera aproximación fue buscar a través de productores agrícolas y en las redes registros de la ocurrencia del fenómeno, con fecha y localización precisa. A partir de estos registros, se corrió nuestro algoritmo sobre la serie histórica de datos climáticos extraídos de estaciones meteorológicas ubicadas en las proximidades del registro. Los resultados que arrojó el mismo coincidieron con los registros de ocurrencia recopilados.


Figura 1. Probabilidad de ocurrencia de inversión térmica (0 muy bajo, 1 bajo, 2 moderado, 3 elevado).

En segunda instancia, una vez corroborado y testeado el algoritmo con estos registros pasados, pasó a trabajarse sobre el futuro. Este abordaje se realizó en varias localidades del país, haciendo mayor énfasis en localidades de la región centro Norte del país. Se trabajó en base a los mejores pronósticos climáticos  generados a partir de modelos meteorológicos y datos de campo recolectados de las estaciones meteorológicas instaladas en la zona estudiada.

 

Figura 2. Probabilidad de ocurrencia de inversión térmica para 3 localidades distintas.

Si bien aquí no se contó con el registro certero de la ocurrencia del fenómeno, puede destacarse que los momentos donde el algoritmo emitió alertas de moderada/elevada probabilidad de ocurrencia de inversión térmica coinciden con aquellos momentos donde se sabe que es más probable que suceda (amanecer/atardecer).
Estas aproximaciones nos animan a seguir trabajando y estudiando este fenómeno para lograr así mejores y más amplios resultados. Desde BerecoLabs creemos en la construcción de un futuro inteligente. Un futuro donde el valor de los datos y su estudio nos provea de un número cada vez mayor de herramientas operativas e integrales que colaboren en la toma de decisión de los usuarios, haciendo siempre énfasis en la necesidad de encauzar el desarrollo en un camino de sustentabilidad.

Para ver todos nuestros gráficos de manera interactiva, dirígete a www.berecolabs.com