La población humana continúa experimentando un sostenido crecimiento. Según datos del Banco Mundial en el año 2019 la cantidad de personas ascendió a un total de 7.674 millones. En este contexto, la producción de alimentos adquiere un rol central en la discusión sobre el futuro de la humanidad y sus desafíos. Innumerables cambios se han suscitado en el sector agrícola en los últimos 30 años. En este sentido, el sector tecnológico ha jugado un papel vital aportando soluciones y complementos valiosos para los problemas de los actores del sector agropecuario.
Otra de las consecuencias del crecimiento poblacional es la expansión de las ciudades, y el consecuente acercamiento entre los límites de lo urbano y lo rural. Generando, de este modo, una mayor conexión entre ambos “mundos” y también una serie de controversias, principalmente, en torno a la aplicación de fitosanitarios.
Desde BerecoLabs tenemos un gran interés en colaborar para encauzar la producción agrícola en un camino hacia la sustentabilidad. En este sentido, hemos detectado que existe un dilema entre la aplicación de fitosanitarios y un fenómeno meteorológico llamado inversión térmica. Este fenómeno se presenta prácticamente todos los días, comenzando durante la puesta del sol y pudiendo extenderse hasta pasado el amanecer. Durante este período, el suelo pierde calor por radiación y enfría el aire más próximo volviéndolo más pesado que el aire que está inmediatamente por encima. Así, queda invertido el perfil térmico normal, y ahora la temperatura aumenta con la altitud. Esto genera que al realizarse una aplicación fitosanitaria en estas condiciones, las gotas pequeñas quedan suspendidas sobre una capa de aire densa en la parte inferior y muy liviana en la superior lo cual retarda drásticamente su descenso, pudiendo incluso trasladarse grandes distancias antes de caer o evaporarse. De este modo, queda claro que pulverizar bajo estas condiciones conlleva un grandísimo riesgo y está altamente contraindicado.
Ahora bien, la forma más sencilla de evaluar y diagnosticar la ocurrencia del fenómeno de inversión térmica es midiendo la variación en la temperatura a diferentes alturas (por ejemplo 1m y 2.5m). Así, la magnitud de esta diferencia nos indica la intensidad de la inversión. Lamentablemente, este instrumental no se encuentra difundido en nuestro país, por lo que desde BerecoLabs estamos en la búsqueda de un algoritmo que nos permita identificar tempranamente este fenómeno. Creemos que existe la posibilidad de predecir la inversión térmica mediante el uso conjunto de algunas variables climáticas, a partir de datos de campo y datos extraídos de pronósticos climáticos.
Nuestro objetivo es lograr una predicción eficaz y confiable de la inversión térmica, para brindar así una valiosa herramienta a productores agrícolas, la cual colaboraría no sólo a evitar o disminuir la deriva de productos fitosanitarios, sino también a aumentar la eficiencia en las aplicaciones de los mismos. En BerecoLabs asumimos el desafío de contribuir en el camino hacia la sustentabilidad, mediante la generación de valiosas herramientas y soluciones a partir del estudio de datos.

Para conocer todos nuestros abordajes sobre ciudades, dirígete a www.berecolabs.com