Con el fin de garantizar un mayor nivel de seguridad sanitaria, Air France despliega progresivamente un dispositivo de control de temperatura a la salida de todos sus vuelos. Esta comprobación sistemática se realizará con termómetros infrarrojos sin contacto.

Para viajar será necesario tener una temperatura inferior a 38°C. A los clientes con una temperatura superior se les podrá denegar el embarque, y su reserva será modificada sin penalidad para viajar posteriormente.

Además es mandatorio el uso de mascarillas en el conjunto de los vuelos operados por Air France, en aplicación de la consigna del estado francés que obliga a portar mascarilla en los transportes.

Antes de su viaje, se informará a los clientes de estas nuevas disposiciones a través de todos los canales de comunicación (e-mail, SMS, páginas web).

Estas medidas vienen a complementar el dispositivo puesto en marcha por Air France y sus socios para responder a la crisis sanitaria del COVID-19, cuyas medidas principales son:

  • Es obligatorio el porte de mascarillas para todos los miembros de la tripulación y los agentes que estén en contacto con los clientes.
  • Se reorganiza el recorrido de los clientes en tierra con aplicación de distanciamiento físico a lo largo del aeropuerto y se instalan, siempre que sea posible, mamparas de protección de Plexiglás en aeropuertos.
  • Se aplican medidas de distancia física a bordo siempre que sea posible. En la mayoría de los vuelos, los bajos índices de ocupación permiten actualmente dejar espacio entre los clientes. En los casos en los que no es posible, el uso de las mascarillas por parte del conjunto de los pasajeros y de la tripulación garantiza la protección sanitaria adecuada.
  • Se refuerzan los procedimientos diarios de limpieza de los aviones, con la desinfección de todas las superficies en contacto con los clientes tales como apoyabrazos, mesitas plegables y pantallas.
  • Se pone en marcha un procedimiento específico de desinfección periódica de los aviones por pulverización de un producto eliminador de virus homologado, cuya eficacia tiene una duración establecida por diez días.
  • Se adapta el servicio a bordo para limitar la interacción entre los clientes y los miembros de la tripulación. En los vuelos domésticos e inter-europeos, se han suspendido los servicios de restauración y bebidas. En los vuelos de largo alcance el servicio en cabina se limita y se privilegian los productos envueltos en film o individualmente. Se elimina la venta de artículos libres de impuestos y la distribución de prensa en formato papel a bordo de los aviones. La oferta de prensa y revistas sigue disponible para descargar antes del vuelo de manera gratuita a través de la aplicación Air France Play.
  • Los aviones de Air France están equipados con un sistema de reciclaje del aire compuesto por filtros HEPA (High Efficiency Particulate Air, por su sigla en inglés), iguales a los utilizados en los quirófanos. Estos filtros extraen el 99.99% de los virus más pequeños, incluidos aquellos cuyo tamaño no supera los 0,01 micrómetros, lo que garantiza la calidad del aire en la cabina y el cumplimiento de las normas de calidad. Los virus del tipo coronavirus cuyo tamaño varía entre 0,08 y 0,16 micrómetros son filtrados por los filtros HEPA.

 Air France recuerda que la salud y la seguridad de sus clientes y de su personal constituyen un imperativo absoluto para la compañía. Todos los equipos de la compañía están plenamente movilizados para asegurar a sus clientes el mejor nivel de seguridad sanitaria y garantizarles en consecuencia un viaje con total confianza. 

Por su parte KLM, desde el comienzo del brote ha introducido varias medidas para detección e higiene con miras a proteger tanto a clientes como a su personal, tanto a bordo como en los aeropuertos. Su política se basa en las directrices nacionales (RIVM) e internacionales (OMS, IATA), y cumple con las leyes y regulaciones internacionales. Por ello, a partir del 11 de mayo, y progresivamente con la restauración de su red, KLM hará obligatorio el uso de máscaras a bordo y durante el abordaje. Los pasajeros serán responsables de proporcionar sus propias máscaras y aquellos que no las porten podrán ser rechazados al momento del embarque. En vista de la naturaleza cambiante de las regulaciones y la legislación, hasta nuevo aviso, las mascarillas seguirán siendo obligatorias hasta el 31 de agosto de 2020.

Cabe anotar que KLM prevé retomar gradualmente la red Europea: la meta para mayo es reactivar el 15% de sus vuelos.

Otras medidas son que los momentos de contacto entre la tripulación y los pasajeros durante el vuelo sean mínimos, y que las aeronaves se limpien con mayor frecuencia y minuciosidad. Los aviones modernos están equipados con filtros de aire de partículas de alta eficiencia (HEPA), que proporcionan aire de cabina limpio y de alta calidad, y con un alto grado de circulación. El aire se reemplaza cada tres minutos por el sistema de suministro de aire incorporado en el avión.

CLICK PARA VER EL VIDEO:  https://www.facebook.com/KLMArgentina/videos/282764806225870/